viernes, 5 de agosto de 2011



Baixo este ceo plomizo que nos acompaña cada día e que desminte ao calendario que dí que é verán, soño con casiñas de colores, canles e barcas, mentres percorro a casa a paso miúdo para dar feito todas as tarefas que me agardan cada mañá, a modo de condena e que, como o tecido de Penélope, nunca vexo rematadas.



Na foto o precioso pobo de Marken (Holanda)- xullo de 2011

8 comentarios:

rubén lapuente dijo...

Quizás el secreto de la felicidad sea sentir placer de lo cotidiano.¿Por que no recoger la ropa tendida como si de una sola pinza pendiera el azar de nuestra vida?
Bicos

mariajesusparadela dijo...

Para min, non ver nunca rematado o traballo é un incentivo máis para seguir facendo.

Antón de Muros dijo...

Cada quen ten a súa "condena" ;-)

Saúdos dende o verdadeiro inverno (que non dixen inferno ;-))

Antón.

Concha López Fernández dijo...

Que sería do tempo se non tivesemos en que empregalo? Supoño que nada.

Raposo dijo...

O verán tardou pero chegou: estes días trinta e tantos grados. Voume poñer a sombra!!

São dijo...

O tempo anda desegonçado por todo o planeta, não é?

Enfim, se está aproximando o fim...

Apertas

Gelu dijo...

Buenas noches, Cuspedepita:

¡Mira que suena bonito el gallego!. ¡Hasta leído tu escrito - mentalmente- por mí, tiene música!.

Querida Cuspe, no seas tan exigente contigo. Nunca se remata todo lo que nos proponemos. Los tejidos incompletos llevan en sí mismos la ilusión de continuar la labor al día siguiente.

La fotografía, parece sacada de un cuento.

Abrazos.

P.D.: He dejado un comentario en vuestra entrada de julio 2008, un galego .

Por cierto no se ven las fotografías. ¿Las habéis quitado?.¿Es mi ordenador?.

Angel Utrera dijo...

Pois Eu digoche o mesmo, aproveita porque os que xa esgotamos a mitada mais un dos nosos talentos prestados cando chegamos aqui, temos mais en comun cos que estàn al otro lado da tapia encalada, que con os que se incorporan cos ollos abertos de par en par.....