miércoles, 3 de diciembre de 2014

Días de quimio y rosas.


 
Fai uns anos coñecín o blog de poesía " El cuaderno de poemas de Rubén Lapuente" e desde aquela son asidua lectora deste logroñés que debulla poemas como outros debullamos sorrisos ou palabras. Sorprendeume a sensibilidade que se desprende sempre  dos seus versos, pero sobre todo a facilidade coa que percibe o lado poético do día a día, de cada persoa, de cada obxecto, do fermoso e do menos fermoso.

De pronto, un día,  os seus poemas comezaron a preocuparme. Falaban de dor e de enfermidade, pero iso non só non lles restaba beleza senón que adquiriron unha intensidade que conseguía traspasar a pantalla onde os lía e meterse polos poros da miña pel.

Ese tempo e eses versos están recollidos nun libro que recibín fai pouquiño: " Días de quimio y rosas", que  recomendo non só pola calidade dos seus poemas, senón tamén polo seu carácter altruista, xa que foi publicado a beneficio da asociación contra o  cancro de mama de Logroño.


Este é un dos meus  poemas preferidos, anque sinto que fala do desacougo, do agotamento e da desolación.

 SOL DE MIMBRE

Olvido ocúltame
Solo un rato
Solo
Déjame tenderme
bajo un sol de mimbre
que traigo
colmado el cuerpo
Atravesado de alfanje

Déjame echarme
sobre un lecho
de vareada lana de sueños
Un rato
por los aledaños de la vida
A las afueras de la muerte
Olvidado
entrando en la paz
del fondo de las cosas
sencillas
Comiendo monotonías
como panes
Deja que me eche
bajo un sol de mimbre
olvido
Solo
ocúltame
Que bajo a mi lagar de luz:
Flor de soledad
Ramo purísimo de silencio
un rato sólo olvido

Y saber de mí.

7 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Buen poema en el que se percibe una latente tristeza.

· Un abrazo

· LMA · & · CR ·

Raposo dijo...

Agora mesmo vou visitar o blog de Rubén Lapuente, a ver que tal.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Experiencias que cambian la vida y el estilo.
Gracias por darlo a conocer.

angel luis utrera baza dijo...

Fermoso, dende logo......

ruben lapuente dijo...

Gracias Marisa por comprarme el libro. Ese viaje hacia vivir de una rosa enferma que me hubiera gustado no haberlo escrito pero la vida, ésa que no llegamos nunca a entender, a veces, a destiempo, se vuelve alimaña ciega y te la cambia.
Un beso

Zeltia dijo...

ah pois xa somos dúas visitantes asiduas do blog de Rubén.
Eu inda non recibín o libro, (espero telo pronto) pero os poemas que publicou no blog si que os lin todos, e coma tí, fun percibindo ese cambio no ton da voz do poeta.

Unha aperta.

São dijo...

Também me agradou o poema, pese embora a desolação.

Bom fim de semana :)